lunes, 11 de octubre de 2010

Otra seta roja.

Hasta aquí todo el canasto. Nos hemos cogido tanto cariño que al final no nos las vamos a comer. Las tendremos en casita y las mimaremos bien.
Los duendecitos de fimo están hecho por mi hija. Como he dicho anteriormente, están basados en sus cuentos. Si os apetece leerlos os dejo aquí el enlace. Vale la pena, sobre todo si teneis niños pequeños por casa, por su dulzura e inocencia.

El Mundo de Anoük

¡Hasta pronto!
Marygurumi.

2 comentarios:

Cris Purrusalda dijo...

acabo de sacar un huequito para cotillear blogs y me han encantado las setas, que lindas y que bien quedan con esos duendecillos tan lindos de tu hija... sois un amor las dos. besos lunáticos

Marygurumi dijo...

Muchas gracias Cris. Tienen mucho trabajo pero no me canso de hacer porque quedan muy bonitas.
Muchos besos.